El chino de la matrícula 88888

Kai Lon, el supersticioso, pensó que comprando la matrícula personalizada para su coche las cosas en su negocio de frutas irían mucho mejor. Destacar que el número 8 es la cifra de la buena suerte en la cultura china.

Lo cierto, es que el bueno de Kai invirtió nada menos que unos 100.000 euros para personalizar la matrícula de su furgoneta de reparto, que cuesta alrededor de 4000€. La historia no pasaría de esta curiosidad si no fuera porque, según cuenta el Daily Mail, las autoridades chinas no dejan de parar en los controles pertinentes a Kai y su furgoneta al pensar que se trata de una matrícula falsa…

police 88888

No sabemos si la inversión de Kai está siendo rentable a nivel de negocio, lo que sí está claro es que no gana tiempo para todos y cada uno de los controles policiales que tiene que aguantar por su superstición.

Otras cositas interesantes...

Deja un comentario